Es posible armar una canción desde una computadora simulando uno ser toda la banda. Para explicar ello, habría primero que detenerse en el concepto de programa multipista: es un programa de computación que me permite grabar varias pistas de forma paralela con señales digitales -también existen grabaciones analógicas-, y que a su vez, facilita la creación de pistas, a través de instrumentos virtuales. De esta manera, uno podría grabar uno por uno a cada integrante de la banda para después realizat una mezcla final del tema con cada instrumento por separado. El método de grabación multipista, si bien apareció a principios de los años 50´s, se popularizó en los 60's con la aparición de algunas bandas muy populares como los “Beatles” o “Beach Boys”.

Recibí nuestros artículos en tu email

Más aún, a través de este tipo de programas se puede grabar por separado al baterista, guitarristas, cantante, bajista, etc., y luego ecualizar esas señales (se sacan los ruidos no deseados y se excitan las frecuencias que se desean destacar). Veamos un ejemplo: si hay un riff de guitarra que me gusta mucho y pretendo que sobresalga por sobre los otros sonidos, puedo exagerar la frecuencia donde está sonando para que se destaque -esto se denomina ecualización aditiva-. De igual forma, podría retirar las frecuencias generadas por otro instrumento que se encuentre sonando en el mismo rango sonoro que esa guitarra, para que el riff anteriormente referido se sienta más nítido -ecualización sustractiva-.

Ahora bien, a partir del avance de la tecnología y puntualmente de los programas multipista, actualmente se pueden tomar atajos a esa grabación de músicos sesionistas y crear sonidos directamente desde el programa. Hoy, cualquier persona con un conocimiento mínimo de este tipo de programas, puede confeccionar una canción sin la necesidad de formar una banda ni de contratar sesionistas. En el ecosistema digital occidental, podríamos decir que predominan los siguientes programas: Ableton Live, FL Studio, Cubase y Pro Tools.

Resumiendo: con una computadora capaz de soportar alguno de estos programas, y un reproductor de audio, podemos realizar una canción. Es importante destacar que si queremos dar un salto cualitativo en la producción musical que realicemos debemos contar con monitores o auriculares de estudio, ya que vamos a poder escuchar con mayor nitidez los defectos y virtudes de la música que estamos produciendo. Por eso, debemos enfocar nuestra inversión sobre todo en estas dos herramientas. 

¿Qué necesitás para simular y reproducir instrumentos de manera digital?

Sin entrar en el detalle de los requisitos que tiene cada programa multipista, lo primero con que necesitamos contar es con “VST” (Virtual Studio Technology, o en español, Tecnología de Estudio Digital). Un VST es un software que permite simular un instrumento de manera virtual. Es decir, que vamos a poder agregar un piano, una guitarra, una batería o mismo un sintetizador a una pista del programa, sin la necesidad de tener el instrumento físicamente.

Además de esto, podemos utilizar galerías de audio, que no son otra cosa que grabaciones previas de instrumentos. Por ejemplo, existe un mercado específico de galerías de audio en el cual músicos sesionistas y productores musicales ofertan paquetes de sonidos grabados por ellos y que pueden ser comprados o descargados gratuitamente por el usuario. De esta manera, sin tener un conocimiento musical elevado (o siquiera tener expertiz musical) podré disponer de una buena construcción instrumental para el diseño de mi canción. En ese sentido, el programa Ableton Live, por ejemplo, cuenta con galerías de audio y simuladores de sintetizadores de gran calidad a disposición del usuario o productor que quiera componer digitalmente.

Construcción de la canción: ¿Cómo se mezclan los instrumentos entre sí?

Sin entrar en tecnicismos acerca de los distintos métodos de mezcla existentes, se puede decir que la forma de mezclar y armonizar sonidos entre sí es muy sencilla. Volvamos al primer párrafo: programas multipista. ¿Qué quiere decir esto? Que de forma paralela voy a poder ingresar tantas pistas como desee en mi canción. En cada pista se coloca un instrumento. Entonces, vamos a poder hacer una pista para el bombo del tema, otra para el bajo, otra para la guitarra, y así sucesivamente con infinitas combinaciones. De hecho, podría utilizar varias pistas para grabar distintas versiones de un solo instrumento y luego combinarlas para lograr un mejor sonido, o al menos más llamativo.

Éste es un recurso frecuentemente utilizado por los productores musicales, ya que al realizar varias capas de sonido para un mismo instrumento, pueden generar texturas poco frecuentes que llaman mucho más la atención del oyente. Este tipo de técnicas se pueden advertir fácilmente al escuchar cualquier grabación de voces de una canción de pop o trap actual.

Justin Bieber realizando pruebas de sonido en estudio

No obstante, para poder acercarme a la construcción ideal de la canción que proyecto en mi mente (que contiene cierta melodía, un ritmo determinado o el fraseo de algún instrumento), tampoco voy a necesitar mucho conocimiento técnico musical. Y acá aparecen las denominadas “GALERÍAS DE CLIPS MIDI”. Llegado a este punto, vale preguntarse qué es un clip MIDI. Un clip MIDI es un archivo virtual que contiene una secuencia musical diseñada por un productor o bien un programador -con algún conocimiento de música-, y a su vez, esa secuencia musical es nada más y nada menos que el lenguaje de lo que posteriormente expresará un instrumento virtual o un sonido de audio que elija.

En criollo, la información de un clip MIDI sería la “coreografía” y el instrumento virtual “el/la bailarín/a”. Con esto quiero llegar a que, una vez aplicado un clip MIDI a una pista que contenga un instrumento virtual o un sonido pre-grabado, sólo resta determinar si lo que dice ese instrumento es de mi agrado y si está en armonia con el resto de los instrumentos de mi canción. De esta manera, puedo ahorrarme el tiempo que me llevaría detenerme a diseñar una melodía, toda vez que ésta ya estará escrita en ese archivo -clip MIDI-. Por lo tanto, sin tener un elevado conocimiento de teoría musical, podré avanzar en la producción de mi tema sin mayores inconvenientes.

Por otra parte, con frecuencia los programas multipista cuentan con herramientas con las que se pueden corregir los errores que uno puede cometer por no tener mucho conocimiento musical técnico. Por ejemplo, el programa “Ableton Live” nos brinda la herramienta “Scale” que se encuentra en la sección “MIDI effects”, con el cual podremos programar una pista de la canción para que cualquier nota que toque se ajuste a una escala determinada. Así, podría setear la pista para que se mantenga en la escala de "La Menor" -recordemos que dicha escala contiene todas las teclas blancas del piano-, y al presionar tranquilamente las teclas negras de mi piano virtual, podremos quedarnos tranquilos de que esas notas fuera de escala se ajustarán a la más cercana dentro de la escala de La menor.

Entre estas herramientas, si bien técnicamente se trata de otro instrumento, también se encuentra el famoso "autotune ". Este procesador de audio es comúnmente utilizado para ajustar la voz de un/una cantante y que así se mantiene dentro de una escala musical determinada, corrigiendo de esta manera las imperfecciones de la voz de quien canta. Así, es posible sonar bien, a pesar de no ser afinado al cantar. Incluso, también se pueden generar otras capas de voz a partir de la utilización de esta herramienta: se suele grabar la voz del cantante sin efectos y luego otra capa con estas herramientas, para alcanzar un efecto distinto al que una mera voz puede ofrecer.

FKJ siendo su propia banda en vivo, usando efectos en las voces y los instrumentos

¿Cuál es la diferencia entre una canción tocada por músicos y una compuesta integralmente de manera digital?

Si bien hoy en día se puede componer una canción entera digitalmente, existen grandes diferencias con una pista tocada por músicos. En primer lugar, la expresividad que puede llegar a tener un instrumento tocado por un músico, es completamente distinta a la que se alcanza desde un programa de computación. Al tocar el instrumento, un músico genera ciertos armónicos que difícilmente puedan ser imitados por un instrumento virtual. Cualquier imperfección al tocar, ya sea buscada por el músico o sin querer, va a generar un sonido particular. Esto puede ser desde tocar una nota corrida, o generar un efecto pasando por más de una nota a la vez -glissando-, o la propia expresividad que se le da a un instrumento a partir de tocar una nota más fuerte que otra. Si bien estas técnicas pueden imitarse desde cualquier programa multipista, a mi criterio nunca podrán reemplazar la impronta que pone un músico al hacerlo en vivo.

Reproducir instrumentos de manera digital en comparación a tocarlos, ¿favorece o perjudica la creatividad? 

En otro orden de ideas, cabe preguntarse si tocar instrumentos de manera digital en comparación a ejecutarlos fisicamente, favorece o perjudica la creatividad del compositor. A mi criterio, si bien es cierto que tener el instrumento con el que deseo componer una melodía, me facilita demasiado las cosas, también tengo que resaltar que para alguien que cuenta con poco conocimiento musical, un programa multipista le dará demasiadas herramientas para expresar su creatividad. Así, por ejemplo, el programa Ableton Live me permitirá utilizar su herramienta “arpegiador”, que se ubica en la sección “MIDI effects”, con la cual podemos setear el instrumento para que al mantener apretada una sola nota, se genere un arpegiador que toque las notas que yo seteo previamente y en el ritmo que yo le indico a ese canal. Lo cierto es que si bien lo recomendable es usar el instrumento que deseo grabar, es realmente muy dificil saber tocar varios instrumentos con cierto piso mínimo de talento. Por tal motivo, la utilización de  un programa multipista nos puede dar una gran solución para resolver esas falencias.

¿Hay un cambio de paradigma en el consumo de música o lo analógico y lo digital van a convivir sin superponerse uno a otro?

No caben dudas de que lo digital vino para quedarse en el mundo de la música. Hoy en día, existen innumerables cantidades de canciones compuestas únicamente desde un programa multipista. La música electrónica, el hip hop, el trap, entre otros estilos actuales, son un fiel ejemplo de esto. Desde el punto de vista del consumo, esto ha sido una gran innovación porque las herramientas mencionadas han fomentado la aparición constante y a gran escala de nuevos artistas y por ende de nueva música, y esto es justamente lo que pretende el mercado en la actualidad. Quizás a partir de la aparición de las redes sociales, se puede advertir que la gran mayoría de los seres humanos, con cierto nivel adquisitivo -el suficiente para acceder a un smart phone-, se está vendiendo las 24 horas del día. Este gran triunfo del capitalismo ha generado que los usuarios que consumimos música, difícilmente nos quedemos escuchando un mismo disco durante muchos años como pasaba en épocas anteriores.

Si bien eso no dejará de suceder porque cada uno tiene su banda o disco favorito, lo cierto es que comúnmente pretendamos escuchar canciones y artistas nuevos. Y para resolver esa demanda constante de nueva música se necesitan nuevos artistas que hagan música y la hagan rápido. Un claro ejemplo de esto que deseo remarcar es que, en la actualidad, muchos artistas han optado por realizar un “EP” con 1, 2, o 3 canciones, en vez de detenerse a componer un disco entero. Por eso los programas multipista son una herramienta fundamental para quien desea ingresar en la industria musical: no necesito una banda para hacer una canción, puedo componer sin conocimiento musical, puedo advertir los errores de la canción con mayor facilidad y por ende puedo terminar mi música más rápido.

Sin perjuicio de este punto de vista, creo que lo digital difícilmente pueda reemplazar a lo analógico. Hoy en día conviven con total normalidad y se complementan a la perfección. No podría imaginar a una banda que pretenda obtener un buen sonido final, sin pasar su música previamente por un programa multipista para reforzar o mejorar las grabaciones de sus instrumentos. Y del mismo modo, tampoco puedo dejar de advertir que las canciones que son compuestas en un gran porcentaje de manera digital, obtienen un salto de calidad al agregar sonidos analógicos.

Entonces, ¿puedo formar yo sólo mi propia banda y armar mis propias canciones programando todos los instrumentos?

Puedo formar mi propia banda y armar mis canciones completamente de manera digital con un programa multipista sin la necesidad de tener un extenso conocimiento de música. Simplemente, sabiendo utilizar determinadas herramientas del programa y advirtiendo qué sonido prefiero y cuál no, voy a poder terminar una canción. Obviamente que esa canción va a tener un piso de calidad que siempre será mayor en la medida en que obtenga más conocimiento de teoría músical y de diseño sonoro. De la misma manera y tal como indiqué anteriormente, si agrego un instrumento tocado por un músico talentoso a mi canción, voy a obtener un salto de calidad en mi pista que difícilmente alcance con un instrumento virtual. Sí, se puede realizar una canción entera con sólo una computadora. Pero eso nunca va a reemplazar por completo al conocimiento técnico y al talento musical.